¿Cómo combatir la desinformación?




Desde que les redes sociales y el internet llegaron a ser parte de nuestro día a día el acceso a la información se hizo mucho más fácil, con solo unos clics ya obtenemos información de lo que deseemos consultar.

Muchas veces esta información no es verídica, como sabemos, cualquier persona obtiene acceso a internet y puede subir lo que desee, por eso día a día encontramos debates sobre diversos temas en las diferentes redes sociales y/o páginas web; en estos tiempos de pandemia la información ha hecho mucho más parte de nosotros, deseamos estar informados todos los días de lo que sucede en el país y en el mundo, cada quien eligiendo su canal de información, unos deciden solo escuchar radio, otros sólo tv, otros desean obtener información por medio de redes, y otros por otros medios, independientemente el medio por el cual obtengas la información debes consultar si esta información es válida, más que todo cuando se obtiene por internet (redes sociales, páginas web, etc.), porque muchas veces personas inescrupulosas suben información errónea o fake news, siempre debemos acudir a los perfiles oficiales de cada empresa; un informe de Digilab, un grupo de investigación de la Facultad de comunicación y relaciones internacionales (FCRI) en España, realizó una investigación entre el 4 y 10 de Abril con una muestra de 1.220 personas llamado “Medios, desinformación y memes” concluyeron que el Coronavirus ha provocado que las personas se informen más, el 78% de los ciudadanos se informan más que antes de la pandemia, y el 52% lo hace tres o más veces al día, mientras que antes de la crisis solo lo hacía el 28%.

En demasiadas ocasiones perdemos la cabeza con tanta información que obtenemos por los diferentes medios, por eso es importante saber obtenerla y la cantidad necesaria para no caer en el “Doomscrolling”, este término hace referencia a la práctica de búsqueda de información en forma muy frecuente como si no hubiera final, y más en estos tiempos donde se informa de las nuevas restricciones que aplica el gobierno nacional.

Al inicio de la pandemia obtuvimos mucha información sobre conspiraciones de quien creó el virus, los diferentes “remedios caseros” para curar el virus o evitarlo, etc., pero un 90% de esta información no era verídica, se convertía en “Infoxicación” (referencia a la intoxicación informativa),  y esta se puede volver incómoda o peligrosa cuando viene de fuentes que no son confiables; la Clínica General del Norte en la ciudad de Barranquilla informó que en diversas ocasiones atendían más a personas intoxicadas con los “remedios caseros” que rodaban en cadenas por WhatsApp que casos de Coronavirus, y aquí es donde debemos preguntarnos, ¿Por qué debo creer esto?, ¿Por qué quieren que crea esto?, ¿Esta información edifica mi vida?, para así mismo yo saber si no hace parte de las fake news y proceda a compartirla si es verdad.

¿Pero qué debo hacer para combatir la desinformación?, todos van a pensar en una desconexión total de redes sociales e internet, pero muchas veces esta solución no ayuda mucho, ya que nuestros familiares o amigos nos van a informar de lo que esté sucediendo actualmente, y muchos estudios informan que el uso de redes sociales genera bienestar a las personas y participación en contextos sociales.

¿Pero entonces si la desconexión total no ayuda, entonces que me puede ayudar?

Karen Ho es una periodista de Quartz, un medio digital que se especializa en economía y tecnología, pero que actualmente ha abierto un poco más su brecha. Desde hace unos meses empezó una campaña en Twitter para invitar a sus seguidores a que se desconectaran en las noches de las malas noticias, el propósito de la periodista era evitar que más personas cayeran en el “Doomscrolling”.

Lo que propone Karen Ho es bastante obvio y resulta muy eficiente: póngase horarios para informarse, igual con otras tareas del día, como navegar en redes sociales o medios de comunicación para enterarse lo que pasa en el día, estas actividades también deben ir en su calendario diario, los comentarios que ha recibido la periodista por Twitter son muy optimistas y han ayudado a cantidades de personas.

Esta desconexión puede acompañarla con cerrar sesión de sus redes sociales, para así evitar que le lleguen notificaciones y usted proceda a llenarse de más información, al inicio va a ser muy difícil porque muchas veces hasta no nos acordamos de las credenciales de cada red social, pero esto le va a ayudar a parar el consumo excesivo de información y evitar el “Doomscrolling”.

En conclusión, debemos desconfiar de toda la información que nos envían o que observamos por los diferentes medios, debemos verificar los autores, si son reconocidos o al menos tienen nombre y no son anónimos, las fuentes, si son fuentes conocidas y confiables que hablen de exactamente lo mismo, las fechas, si son recientes o no, muchas veces se utiliza información antigua como nueva para desinformar, y ahí si poder confiar en una noticia.

Fuente:

El Espectador, noticias, tecnología, Cómo no ahogarse en el mar de información durante la pandemia.

CNN en español, coronavirus, mira cómo combatir la desinformación y las teorías de conspiración de amigos y familiares, Oliver Darcy.

La Vanguardia, vida, ¿Cómo evitar la desinformación?, Laura Andrés Tallarta.

Facultad de comunicación y relaciones internacionales (FCRI), investigación, Digilab, proyectos, Audiencias activas y periodismo: ¿Ciudadanos implicados o consumidores motivados?, Dr. Pere Masip.

Jorge Daniel Badillo
@soydanielbadillo
#NuncaParesDeAprender

Sígueme en todas mis redes sociales y en mi sitio web:


¿Quieres donar? 

Hazlo Aquí si quieres donar 🙏



Comentarios

¡Los más vistos! 😏😏

¿Qué es el 5G y cómo afecta a la salud?

#PlatziConf 2020

¿Cómo transformar un trabajo tradicional en un trabajo digital?

Cualquiera puede ingresar a tu WhatsApp

El dilema de las redes sociales