Lo bueno y lo malo del regreso a clases en plena pandemia




­Ya hemos observado como es recibir clases en modalidad virtual sin ninguna experiencia en el campo, lo vivimos durante 2 meses y 15 días donde pasamos los peores días de nuestra educación.

Algunos docentes por su edad no podían manipular correctamente las herramientas brindadas (Google Meet, Zoom Cloud, Microsoft Teams, Google Classroom) para poder suministrar las clases porque no se relacionan muy bien con la tecnología, algunos estudiantes no podían ingresar por temas de conexión o por falta de las herramientas (computadores, conexión a internet) para poder recibir la clase correctamente, y verdaderamente ninguno estaba preparado para afrontar este escenario, la nueva realidad hasta que podamos retornar a las aulas de clases.

En este lapso de 2 meses del receso académico de universidades, cada institución se preparó a su manera para enfrentar las temidas clases virtuales en un nuevo semestre, algunas universidades optaron por instruirse en educación virtual, otras en adecuar las instalaciones del claustro educativo para este retorno a clases y otras han tomado otras medidas.

Lo primero que observamos es el panorama que viven las universidades con la deserción estudiantil (50% a nivel nacional) de los estudiantes debido a factores como el desempleo de los padres y de ellos mismos en algunos casos y que no aceptan recibir más clases virtuales debida a la mala experiencia que vivieron en el semestre anterior, algunas universidades han hecho lo posible para que este número no sea tan alto y han optado por brindar matrícula cero (0) como en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas (UD), la Universidad de Antioquia (UdeA), y Universidad Surcolombiana (USCO), que consiste en proporcionar el valor de matrícula al 100% a todos los estudiantes y en algunas casos a los estudiantes de bajos recursos, otras universidades han optado por ofrecerle a los estudiantes desde un 10%, 20%, 30% de descuento en el valor del semestre B-2020 como en la Universidad Antonio Nariño, Universidad del Valle, Universidad Jorge Tadeo Lozano, Universidad La Salle, y otras han ofrecido financiar el valor de la matrícula con 0% de interés como la Corporación Universitaria del Huila - CORHUILA y otras medidas para que los estudiantes puedan continuar con su proceso educativo.

Lo segundo que podemos observar es como comentábamos anteriormente hay una población de estudiantes que viven en los diferentes municipios donde la señal de internet no es muy buena o a veces es nula, no cuentan con las herramientas necesarias como computadores, un mejor internet, y en otras ocasiones son familias numerosas donde solo tienen un computador y todos se deben turnar para tomar las clases, esto es un grave problema, aquí es donde los entes gubernamentales deben prestar atención como el Ministerio de Educación, alcaldías y gobernaciones de los diferentes municipios y departamentos, donarle a estos estudiantes las herramientas necesarias para la asistencia a clases. Un caso muy particular es la Corporación Universitaria Minuto de Dios – UNIMINUTO, que donaron a sus estudiantes computadores y sim card para poder recibir las clases de la mejor manera, la Universidad Tecnológica de Pereira (UTP), recibió donaciones del Ministerio de Educación, de la gobernación del Valle y de cada una de las alcaldías que cuenten con estudiantes en dicha universidad, la Corhuila es otro claustro educativo que se suma en pro de los estudiantes y han donado mercados a estudiantes de escasos recursos y que se ven afectados económicamente por la pandemia.

Lo tercero es que varios estudiantes están varados con sus tesis de grado y/o proyectos de grado porque no pueden salir a las bibliotecas o laboratorios para terminar su opción de grado y esto alargaría un semestre más el anhelado grado de educación superior para cada estudiante; por otro lado, los docentes han informado que el tiempo que utilizan para preparar las clases es un 89% mayor que cuando lo hacían presencialmente, los ingresos han disminuido en un 54%, el 33% no tiene idea de como impartir una clase virtual, la comunicación con los estudiantes ha desmejorado en un 43%, los han recargado en un 88% más de trabajo por el despido de los docentes catedráticos y los ha obligado a comprar sus propios equipos tecnológicos.

Pero no todo es negativo, esta virtualidad ha traído unos aspectos muy positivos como el alcance de las clases, algunos docentes informan que se sienten felices porque sus clases llegan a más personas, algunos padres pensionados también se conectan a las clases a reforzar lo aprendido o adquirir nuevos conocimientos, hay más libertad en los estudiantes ya que no se les exige encender la cámara y ubicarse donde se sientan mejor.

Este es un reto que se nos ha puesto a todos y debemos superarlo con satisfacción y de la mejor manera, cada proceso trae consigo su aprendizaje y estoy seguro de que uno de esos es que manejamos mucho mejor la tecnología, conocemos nuevas herramientas de trabajo y conectamos más personas en un solo lugar.

En conclusión, pongamos de nuestra parte para que este nuevo episodio sea mucho mejor y más tolerable que el anterior y salgamos con nuevos conocimientos adquiridos, ayudemos y entendamos a los docentes que tienen dificultades para impartir estas clases y así todos podamos aprender.

Fuente:

El Espectador, la pulla, El infierno de volver a clases en plena pandemia, María Paulina Baena, Juan Carlos Rincón.

El Espectador, educación, Pandemia del coronavirus: Educación universitaria remota ¿en qué va?, Cecilia Orozco Tascón.

El Tiempo, educación, Los descuentos anunciados por las principales universidades del país, redacción educación.

UNIMINUTO, la u me cuida, UNIMINUTO sigue apoyando a sus estudiantes, UNIMINUTO Colombia.

Jorge Daniel Badillo
@soydanielbadillo
#NuncaParesDeAprender

Sígueme en todas mis redes sociales:


¿Quieres donar? ðŸ™

Hazlo aquí si quieres donar 




Comentarios

¡Los más vistos! 😏😏

¿Qué es el 5G y cómo afecta a la salud?

#PlatziConf 2020

¿Cómo transformar un trabajo tradicional en un trabajo digital?

Cualquiera puede ingresar a tu WhatsApp

El dilema de las redes sociales